SonicWeld Rx® Dental

La revolución en el aumento preprotésico.

Con SonicWeld Rx®, KLS Martin ha desarrollado un sistema revolucionario para la osteosíntesis cráneo-maxilofacial. Gracias a la evolución continua del sistema, el ámbito de aplicación abarca diversas disciplinas. De este modo, el campo de la cirugía dental y oral cuenta con el proceso de aumento más moderno: SonicWeld Rx® Dental.

El sistema combina la técnica de ultrasonido más moderna con los implantes reabsorbibles, con lo que se consigue una estabilidad primaria tridimensional nunca vista hasta ahora. Dado que todos los componentes del implante están basados en materiales reabsorbibles no es necesaria una segunda intervención; una ventaja importantísima, sobre todo para el paciente.

El proceso

La clave del proceso es un generador de ultrasonido que emite una frecuencia definida a la perfección, la cual, a su vez, se concentra mediante un sonotrodo. El SonicPin Rx® se coloca en el extremo del sonotrodo y se inserta en una cavidad pretaladrada. Al activar el ultrasonido, el pin comienza a oscilar a través del sonotrodo. El rozamiento entre el pin oscilante y la superficie ósea produce calor, lo que lleva a una liquefacción de la superficie del pin y, en última instancia, a una incorporación al orificio taladrado.

Gracias al cambio de estado físico, el SonicPin Rx® penetra en cavidades óseas a las cuales nunca podría haberse accedido mediante alguno de los procesos habituales. Además, el cabezal del SonicPin Rx® se une con la lámina o la membrana Resorb-x® para formar una estructura tridimensional estable sin afectar su estabilidad inicial. Estas propiedades, sumadas a la singular técnica de valva según el Dr. Iglhaut, ofrecen nuevas dimensiones en el campo de los aumentos tanto verticales como horizontales.

Implantes

El material básico de los implantes reabsorbibles es un polímero muy curioso: el Resorb x®, un poli D-L-ácido láctico (PDLLA) 100 % amorfo no cristalino, el cual garantiza una extracción biológica no solo controlable y segura, sino a la vez altamente compatible con el tejido óseo.

Las complejas cadenas polímeras (1) del PDLLA absorben la proporción de H2O del líquido corporal (2) que se encuentra en el entorno (hidrólisis). El agua incorporada escinde sin cesar las cadenas polímeras en cadenas de moléculas cada vez más cortas (3) y (4). El metabolismo humano convierte las lactidas D y L en dióxido de carbono y agua, que se excretan de forma natural. La degradación se realiza de forma controlada y sin productos residuales.