El esternón | Anatomía

El esternón, junto con 12 costillas y 12 vértebras torácicas, conforma el tórax, el cual queda estabilizado por detrás mediante la columna vertebral y, por delante, mediante el esternón, para proteger así corazón y pulmones. Las costillas, no obstante, no están unidas de forma fija al esternón, sino que pueden moverse mediante los cartílagos costales para facilitar así la respiración.

Normalmente, las intervenciones en el corazón (como operaciones de bypass, reemplazo de la válvula cardíaca o trasplantes de corazón) se realizan a corazón abierto. Durante estas operaciones, el esternón (Sternum) se divide a lo largo para abrir el tórax y poder tener un acceso suficiente al corazón. Ahí es cuando comienza la auténtica intervención en el corazón.

Esternotomía

En la jerga médica, la esternotomía hace referencia a la división del esternón. En el caso de la esternotomía total, se divide el esternón en su totalidad a lo largo, de manera que el cirujano obtiene un acceso óptimo al corazón. En una esternotomía parcial, únicamente se divide la parte superior o inferior, para así acceder a la parte relevante del corazón.

Con el bisturí, el cirujano realiza una incisión en la piel a lo largo del esternón y a continuación divide el tejido existente bajo la piel. A continuación, el esternón se secciona con una sierra especial para huesos. Para obtener un acceso óptimo al corazón, el esternón se abre con un separador y, por fin, puede comenzar la auténtica intervención en el corazón.

Una vez concluida, hay que volver a cerrar el esternón separado, para que los huesos puedan soldar lo antes posible.