Limax® 120

La simbiosis entre láser de estado sólido y de diodos: la solución dos en uno. La innovadora tecnología Nd:YAG bombeada por diodos supone un claro avance respecto a las técnicas disponibles hasta el momento. Con a la introducción del Limax® 120 el cirujano dispone de un equipo láser que combina la excelente calidad de rayo y la altas densidades de potencia de los láseres de estado sólido con la alta eficiencia del láser de diodos. Además, hay que sumar la tecnología láser con una longitud de onda de 1.320 nm, ideal para la cirugía del parénquima pulmonar.

Longitud de onda óptima

Debido a su longitud de onda específica de 1.320 nm y su coeficiente de absorción en agua y en hemoglobina correspondiente, el Limax® es capaz de combinar de forma ideal los efectos de resección, coagulación y sellado tisular, controlando de este modo los dos factores de mayor problemática al trabajar en el parénquima pulmonar: las hemorragias y la pérdida de aire.

Operar lo que antes era inoperable

La utilización de la tecnología láser se ha impuesto sobre todo en la resección de metástasis múltiples. El coeficiente óptimo de absorción del agua y de la hemoglobina, que solo se da de esta forma en la longitud de onda, combina de forma ideal los efectos de resección, coagulación y sellado tisular, con lo que el tejido sano puede conservarse al máximo. Y es que con el Limax® puede operarse lo que antes era inoperable. Aún más: incluso en caso de que aparezcan recidivas, las intervenciones pueden repetirse. Para el paciente, esto supone unos resultados óptimos del tratamiento sin apenas consecuencias en su calidad de vida.

 

 

Máxima calidad de rayo

A diferencia de los láseres de diodos directos, el Limax® emite la radiación láser en calidad constante, independientemente de la potencia ajustada. Mientras que en el sistema de diodos directo el diámetro del rayo aumenta al incrementarse la potencia, disminuyendo en gran medida la precisión del rayo, el sistema Limax® permite trabajar con una calidad de rayo constante hasta una potencia de 120 W. Así, es posible trabajar rápidamente con densidades de potencia máximas de hasta 170 kW/cm2 y fibras con diámetros mínimos de 300 µm.

Económico y eficaz

Además de las ventajas clínicas, la utilización del láser también se ha acreditado desde el punto de vista económico, permitiendo importantes ahorros en el capítulo de consumibles (por ejemplo, en carretillas elevadoras). Pero, sobre todo, el incremento del número de pacientes operables hacen que la tecnología láser también sea altamente interesante desde la perspectiva no solo económica, ya que hace posible operar aquellos casos que se creían inoperables.

Manejo intuitivo

La principal ventaja para el usuario del Limax® es la integración de aparatos periféricos como la evacuación de gases de combustión o el enjuague de gas. Así, todo el sistema puede controlarse mediante una única pantalla de forma intuitiva.

Dicho de otro modo: su manejo es sumamente sencillo, algo que repercute positivamente no solo al cirujano, sino a todo el equipo de quirófano.

Zonas de aplicación

Descargar folletos

Datos técnicos

Accesorios